De mayor quiero ser inutil

Y  tú hijo, ¿qué te gustaría ser de mayor? ¿Yo? Concursante de gran hermano, por supuesto. Suena a broma ¿verdad? Pues queridos desdichados, esta puede ser la respuesta que podríamos obtener de miles de niños españoles en la actualidad y no es para menos, yo si fuera niño también me lo plantearía.

Mucho se ha hablado estos días de los bochornosos sueldos que se están llevando al bolsillo los concursantes de programas de farándula como podría ser Gran Hermano VIP.  Y es que, personajes tan pintorescos como Kiko Rivera o el Pequeño Nicolás son el referente de adolescentes (y no tan adolescentes) cuya vida pasa a través de una pantalla de televisión.  Las cifras, según diversas fuentes, podrían rondar entre los 2000-5000 euros diarios, ingresos que honestamente con ninguna otra profesión podríamos alcanzar. Ahora bien, ¿Qué profesión les asignaríamos a estas celebridades?

Podríamos intentar ver la parte lógica de esta situación (aunque cueste) y pensar, con buenas intenciones, que España necesita una dosis de diversión y entretenimiento para olvidarnos de los problemas diarios que no nos dejan dormir. Cosa que por supuesto son necesarias pero ¿A qué precio?  ¿En qué momento de nuestra historia hemos permitido que figuras analfabetas y sin ninguna gracia ocupen el 80% de nuestro espacio televisivo?

telebasura1

Fuente:(textoscensura.blogspot.com)

Concursos, series (más o menos buenas), dibujos animados, programas del corazón (reales), cómicos,  etc.  Han ido en decadencia frente a un gran abanico de chulos y cortesanas cortejándose con un estilo deprimente, discusiones bochornosas y entrevistas a gente cuyo interés brilla por su ausencia. Mientras un investigador trabaja en la cura de alguna enfermedad con una beca que no le llega a fin de mes, a otros les sobra dinero y tiempo para subir videos en Youtube mostrando sus absurdos consejos, con los cuales claro, hará más dinero. No Desdichados, no es cinismo, es la vacilante realidad, somos conscientes que ese investigador no poseerá fama, no tendrá “grupis” detrás, pero que mínimo que un reconocimiento digno a su trabajo y a sus años de dedicación. Así como a aquellos profesionales de la pequeña pantalla muy capaces de hacer un buen cometido.

La solución no sería fácil, ya que un alto porcentaje de audiencia lucharía cielo y tierra por tener su dosis de basura diaria. Tal vez habría que aplicar una trazabilidad al problema llegando hasta su punto más intenso, ese que es común a la mayoría de problemas sociales que abundan en nuestro país, la educación.

Anuncios

HACIENDA NO SOMOS TODOS

“Hacienda somos todos”, célebre frase que la señora Ripoll, abogada del Estado, nos recordó en el morboso juicio del “caso Nóos”. Lema más propagandístico que jurídico del cual todos dudamos y que para la mayoría hace sentirse resignado a no tener más remedio que “apoquinar” cuando se debe y a aguantar las impertinencias de políticos, grandes empresarios, sinvergüenzas… ¿Pero son ellos los únicos que no contribuyen de forma justa?

Nuestro sistema tributario, ese tejido a través del cual el Estado se encarga de recaudar los suficientes fondos para el sostenimiento del gasto público que tanto valoramos y que tanto duele que nos recorten, goza, entre otros, del principio de igualdad y generalidad, lo que significa que “todos los españoles somos iguales a la hora de pagar los tributos”.

Probablemente tendremos la suerte de compartir país con algunos de los dirigentes políticos más corruptos y empresarios más negreros y defraudadores de toda Europa, pero, ¿solo defraudan ellos?

Según la última encuesta de Opinión Pública y Política Fiscal de 2015  del CIS, más del 90% de los encuestados cree que en España hay “mucho o bastante fraude”. Algo deprimente si, pero algo que de verdad da que pensar es que el 72,3% de los encuestados cree que no se engaña más a Hacienda por miedo a una revisión de Hacienda. Opiniones que residen en un territorio donde el 20% de su economía es sumergida, ¿hemos pensado alguna vez en qué quiere decir esto? Viéndolo de una manera más clara, de 50 euros en tu monedero, 10 se han generado o han circulado fuera de la vista de la Administración Tributaria.

cerdito

(Fuente: FinancialRed)

Defraudadores natos y experimentados, eso es lo que somos, nos excusamos en la mala situación económica, “¡si roban ellos también robo yo!” o la “picaresca” con denominación de origen española. ¿Cuántos de nosotros si tuviéramos dos tiendas delante de nuestras narices, una con productos con IVA y otra sin IVA? ¿Quién entraría a la que te cobraría IVA?

Más españoles que la tortilla de patata nos consideramos por celebrar nuestros triunfos deportivos, por besar nuestra bandera, por emocionarnos con nuestro himno, por hacer publicidad de nuestra tierra allá donde vayamos en el extranjero, pero, ¿esto es sinónimo de amar nuestro país, de cuidarlo, de defenderlo, de ser “patriota”? Ser “patriota” significa contribuir con tu país en todos los sentidos, colaborar económica y socialmente con la sociedad en la que te encuentras involucrado, apoyar a quienes necesitan apoyo, luchar por tus derechos y los del al lado. En más de un momento en este país nos ha interesado más defender los colores de una simple bandera que la casa de un vecino.

En definitiva, es hora de reflexionar y visualizarnos bien el ombligo lleno de pelusa y ver cómo podemos poner fin a este grave y posible perpetuo problema que no es solo económico. Todos los actuales partidos políticos proponen medidas para reducir este fraude y aumentar este “verdadero patriotismo” (disculpadnos si nuestra definición de este concepto no coincide con el vuestro) a través de medidas contra la corrupción, ampliación de plantilla de funcionarios de Hacienda, reducida de impuestos, etc.

Sinceramente, para nosotros solo existe una forma para solucionar este problema, la única forma que siempre sirve de cura para todos los problemas, la forma más sana y limpia, y esa forma consiste en “educación”.

 

La “suerte” del exiliado.

Reclamaciones primordiales, esenciales, difíciles de creer en pleno siglo XXI.  Hace unos días hemos podido escuchar la clara y contundente petición de las asociaciones de científicos para el año 2016: “Una apuesta real por la I+D, la recuperación del talento perdido y un Ministerio de Ciencia”.

Desde que comenzara la supuesta crisis allá por  2007 las alternativas de futuro del joven universitario con sus estudios recién terminados estaban muy limitadas, básicamente tenías tres opciones; Trabajar en otra área que nada, pero nada tenía que ver con tu especialidad, seguir  ampliando tus estudios con el incluido gasto que eso conlleva pagándote un Máster de mierda que solo hacía aumentar tus ilusiones de trabajar o por último, irte al extranjero teniendo los huevos suficientes para dejarlo todo y empezar en otro País completamente diferente como becario superviviente.

Podríamos preguntar a los miles de titulados españoles que están en el extranjero cual es su opinión sobre esto, y la respuesta tendría un mismo patrón: “Esperemos que la cosa se ponga mejor y podamos volver” “Ahora mismo allí no hay nada y esto viene bien como experiencia”  “Es duro, pero al menos estoy aprendiendo idiomas” y un largo tendido de frases de auto consolación y cuasi esperanzadoras que le hacen a uno pensar que no todo es tan bonito como pintan.

69596-941-550

(Fuente:https://www.20minutos.com)

Con la escalofriante cifra de más de 67000 jóvenes titulados trabajando en el extranjero (según el INE http://www.ine.es/prensa/np957.pdf)  podemos decir alto y claro, que se está expulsando a un alto porcentaje de futuras promesas  de nuestro País. Es tal la avalancha de graduados  cualificados que buscan un empleo en otros países que las empresas extranjeras llegan a verse  sorprendidas  del nivel de estudios de sus candidatos, porque sí, de los pirineos para arriba una titulación no es solo un trozo de papel que guardas bajo el cristal de tu mesa camilla.

Desde La Desdichada consideramos que es intolerable la actitud de esos que “nos gobiernan” defendiendo que es una gran oportunidad la de salir al extranjero, viajar, descubrir nuevas culturas etc. Sí, sí que lo es pero ¿existe otra posibilidad? ¿No es sino la consecuencia de una gestión nefasta en cuanto al desarrollo de I+D entre otros campos? Sea como sea la realidad es una; nos hemos convertido en una fábrica de profesionales cuyos beneficios son aprovechados fuera de nuestras fronteras y cuyas consecuencias podrían ser catastróficas.

Estadistica-confianza

(Fuente: http://www.udima.es)

La perspectiva predice un balance negativo de movilidad investigadora para España. Si a esto añadimos los resultados del Proyecto IBGE (Aceituno Aceituno, Romero Martínez, Víctor Ponce y García Núñez, 2014), que muestran un reducido nivel de colaboración de las instituciones científicas nacionales con los científicos españoles en el exterior, resulta bastante probable que estemos forzando a nuestros expertos a olvidarse de sus orígenes en el momento de alcanzar sus logros, despreciando su conocimiento y evitando luchar por su regreso.

¿Su objetivo es echarnos? O de lo contrario ¿Se está haciendo todo lo posible para recoger los beneficios en tierra propia? Sea cual sea la respuesta, las palabras no bastan. Como decía el filósofo Edmud Burke:” Hay un límite más allá del cual la tolerancia deja de ser una virtud”.

 

 

¡Habemus president! ¿habemus independència?

¡In extremis! Así ha sido el acuerdo entre Junts pel sí, la “macedonia” de los partidos independentistas catalanes, y la CUP (Candidatura d’Unitat Popular), un partido también independentista pero de una ideología de izquierda algo más radical cuyo programa electoral no deja indiferente a nadie. Un pacto o acuerdo (como queráis llamarlo) en el último minuto de descuento cuando el colegiado ya tenía el silbato en la boca. ¿Por qué y para qué era necesario este acuerdo? ¿Se logrará la independiencia?

Fue el 27 de septiembre de 2015 cuando se celebraron las elecciones más importantes de la era catalana, con unos resultados algo “difíciles” para los que soñaban con un estado independiente y alejado de todo lo relacionado con España y sus instituciones. 62 fueron los escaños logrados por la formación Junts pel sí, a falta de 6 escaños para la mayoría absoluta (68 sobre 135). Es a partir de este acontecimiento cuando la CUP aparece vacilante, con 10 escaños, los cuales significarían la llave de la puerta para continuar con el proyecto fatigoso y ambicioso que los dirigiría hacia el “paraíso terrenal” de la independència, un “paraíso” emancipado de “mama España” pero siguiendo bajo el amparo de la “abuela Unión Europea” (relación a la cual CUP le gustaría desvincularse y ser un adolescente absolutamente libre en un mundo de unicornios y hadas).
qsf                                         (Fuente: http://hablarsintapujos.blogspot.com.es/)
Tras más de 3 meses de espera y de una larga serie de propuestas, por fin se llega al famoso “ACORD PARLAMENTARI“. Este acuerdo se resume, entre otros, en tres principales propósitos: no votar nunca a favor de ningún grupo parlamentario que no esté a favor del derecho a decidir por la independiencia (es decir cualquiera que no sea estos dos grupos parlamentarios o Podemos), la incorporación de dos diputados de la CUP a la dinámica del grupo parlamentario de Junts pel sí de manera estable y principalmente para el cumplimiento del punto anteriormente citado y la renuncia de Artur Mas como President de la Generalitat (siendo finalmente nombrado como President de la Generalitat, Carles Puigdemont, alcalde de Girona).

Y ahora que nos hemos asegurado los sillones y nos hemos repartido los papeles, ¿cómo empezamos a darle cuerda a esto de la independencia?
Supongo que ya sabréis que la única forma de poder ejercitar legalmente el derecho a la autodeterminación de una comunidad perteneciente al territorio español es a través de una reforma de nuestra ya algo obsoleta Constitución de 1978. Así pues, el art. 168 de esta Constitución exige la aprobación de dos tercios de ambas cámaras (Congreso y Senado) para poder hacer una reforma de este tipo en esta Carta Magna.

carles-puigdemont-bridge-in-girona                                                            (Fuente: http://www.barcelonas.com)
Es evidente que este camino sea visto por estos partidos independentistas como una opción imposible y olvidada teniendo que recurrir si o si a tomarse la ley por su mano. Otros partidos insisten, de forma ridícula, en la reforma de la Constitución haciendo principal hincapié al derecho de autodeterminación, pero, ¿no se dan cuenta que para conseguir esta reforma es necesario la aprobación del PPSOE?, o al menos uno de los dos acompañado con el resto de partidos de la cámara.
Así pues, ¿conseguirá Catalunya el Estado independiente alguna vez mediante un proceso legal?, ¿es viable el camino de la independencia para España y Catalunya?, casi todos estamos de acuerdo en qué debemos reformar una constitución en la que muchas generaciones no la hemos votado pero, ¿creéis que en estos 4 años de esta legislatura se reformará? y si se hiciera, ¿se tendría en cuenta el derecho a decidir la autodeterminación? Y por último, Artur Mas, ¿dónde va a poner el huevo ahora? ¿de guardia fronteriza entre Catalunya y Castellón? ¿conserje del palacio de la Generalitat? ¿recogedor de papeleras en el Parque Güell? Sea donde sea seguro que volverá a las andadas, y es que como decía un célebre político conservador inglés, “La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra solo se muere una vez”.

El segura de la perla

Cieza y El Segura, compañeros inseparables capaces de haber enamorado al menos una vez a todo aquel que paseara por sus lares. Y es que, todo ciezano sabe que su río, ha sido uno de los mayores estandartes por los que sentirse orgulloso de su “pueblecico”. Que si baños, que si pesca, que si descensos… son infinitas las actividades y el partido que podemos obtener de esta maravilla de la naturaleza.

Desde que se le diera luz verde al proyecto que transformaría el paseo ribereño han sido muchas las opiniones que han surgido,  ¿acierto o error? Intereses políticos a parte, pese a presentir  la figura de un padrino, nadie puede negar que los resultados  están dejando buen sabor de boca. Tras la exhaustiva poda de cañas que 20151221_121247caracterizaban un río salvaje, rebelde y natural aparece un paisaje que modifica completamente el panorama al que estábamos acostumbrados. Nuevos puentes, pavimentación, vallados, zonas de baño etc. y todo esto (en boca de sus autores) sin ningún impacto medioambiental.

Los nuevos accesos abiertos, como la bajada del muro mediante una “acera volada”, permiten conocer rincones que ningún Ciezano imaginaría, y es que bien es cierto, que sin un trazado de esta envergadura, nuestros alrededores no estarían 100% exprimidos. Ahora bien, si pusiéramos a cada lado de una balanza, impulsores del esbozo y ciudadanos de a pié ¿hacía que lado se inclinaría en cuanto a beneficios?  ¿se ha mirado realmente por Cieza? o ¿ha sido una cortina de humo de las que solo unos pocos tienen conocimiento?

Suponiendo una conformidad frente al proyecto y  aceptando los resultados un júbilo a nuestros ojos La Desdichada se pregunta  ¿Era realmente necesario? ¿Seremos capaces de mantener este complejo plan aun cuando la naturaleza decida recuperar lo que le fue arrebatado?