¿Estamos llevando la vida que verdaderamente queremos vivir?

Precisamente en este momento te encontrarás estudiando para tu selectividad, exámenes de tu primer o último año de carrera. O en cambio estarás preparando con mucho nerviosismo ese examen de oposición que llevas esperando desde hace uno o más años para poder considerarte un “inmortal” del gran Olimpo. Tal vez me equivoque y ahora mismo te encuentres buscando desesperadamente un trabajo de verano o simplemente deseando las vacaciones de ese trabajo en el que llevas “no sé cuántos años” pero, ¿lo qué haces por qué lo haces?

Mi intención no es la de ser tu psicólogo, Dalái Lama y menos aún tu Pepito Grillo, tan solo quiero hacerte perder…o bueno, mejor dicho, aprovechar unos 5 minutos de reflexión sobre tu felicidad, tu pasión y tu vida.

Sinceramente, ¿aquello que haces a diario te sale desde dentro o se te impone desde fuera? ¿por qué haces algo que te dicen que debes hacer si tú no lo crees conveniente? y ¿por qué sigues haciendo cosas que no te llenan por el simple hecho de que el resto de la gente lo haga? ¿Quién es la gente? ¿esa gente que te dice “no podrás”? ¿esa gente que te dice “no pierdas el tiempo”? y tú, ¿quién eres tú? ¿un futuro abogado porque tu padre estaría muy orgulloso? o, ¿un futuro padre “que siempre ha tenido el sueño de formar una familia”?

Como bien dice Borja Vilaseca, cada uno somos una flor diferente, que por culpa del “invernadero” que nos impone la sociedad nos estandariza y nos limita a crecer y desarrollarnos libremente. Nos hemos acostumbrado a que la sociedad nos diga qué tenemos que hacer y qué nos debe gustar, que si somos diferentes no somos especiales sino raros y que si viajas y nos puedes compartir tus fotos no vas a disfrutar del viaje como lo harían los demás. Y, algo mucho peor, marcarnos con fuego lo que podemos o no hacer con nuestros sueños. ¿Quién dice aquí lo que tú vas a lograr?

home_escritor

Probablemente ahora mismo pensarás que todo esto ya lo sabías desde hace tiempo y entonces, ¿por qué cojones no has empezado a cambiar? ¿por qué no has comenzado ¡YA! a reflexionar sobre qué es lo que de verdad quieres ser? Una cosa hay que tener clara y es que el enemigo no está fuera, sino que está dentro. Deja de amargarte por lo que digan o piensen de ti, porque esos no son tus verdaderos enemigos, tus únicos enemigos son tus propios pensamientos. Conócete a ti mismo, déjate llevar y disfruta de cada minuto y cada hora que corre por tu vida, porque ese instante no volverá jamás y no habrá otra oportunidad de recuperarlo. Cambiemos los “más tarde” por los “cuanto antes” y los “tal vez” por los “esta vez”. Hoy es siempre todavía, tal y como decía Machado y es el momento de ponerle pasión, alegría y entusiasmo a cada cosa qué haces. Busca aquello que os llene y no os desesperéis en la búsqueda, ya que un perro no es feliz cuando come sino cuando le echan la puta comida.

Así pues, viejo o nuevo desdichado, disfruta del camino y pregúntate qué harías si no tuvieras miedo a nada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s