HACIENDA NO SOMOS TODOS

“Hacienda somos todos”, célebre frase que la señora Ripoll, abogada del Estado, nos recordó en el morboso juicio del “caso Nóos”. Lema más propagandístico que jurídico del cual todos dudamos y que para la mayoría hace sentirse resignado a no tener más remedio que “apoquinar” cuando se debe y a aguantar las impertinencias de políticos, grandes empresarios, sinvergüenzas… ¿Pero son ellos los únicos que no contribuyen de forma justa?

Nuestro sistema tributario, ese tejido a través del cual el Estado se encarga de recaudar los suficientes fondos para el sostenimiento del gasto público que tanto valoramos y que tanto duele que nos recorten, goza, entre otros, del principio de igualdad y generalidad, lo que significa que “todos los españoles somos iguales a la hora de pagar los tributos”.

Probablemente tendremos la suerte de compartir país con algunos de los dirigentes políticos más corruptos y empresarios más negreros y defraudadores de toda Europa, pero, ¿solo defraudan ellos?

Según la última encuesta de Opinión Pública y Política Fiscal de 2015  del CIS, más del 90% de los encuestados cree que en España hay “mucho o bastante fraude”. Algo deprimente si, pero algo que de verdad da que pensar es que el 72,3% de los encuestados cree que no se engaña más a Hacienda por miedo a una revisión de Hacienda. Opiniones que residen en un territorio donde el 20% de su economía es sumergida, ¿hemos pensado alguna vez en qué quiere decir esto? Viéndolo de una manera más clara, de 50 euros en tu monedero, 10 se han generado o han circulado fuera de la vista de la Administración Tributaria.

cerdito

(Fuente: FinancialRed)

Defraudadores natos y experimentados, eso es lo que somos, nos excusamos en la mala situación económica, “¡si roban ellos también robo yo!” o la “picaresca” con denominación de origen española. ¿Cuántos de nosotros si tuviéramos dos tiendas delante de nuestras narices, una con productos con IVA y otra sin IVA? ¿Quién entraría a la que te cobraría IVA?

Más españoles que la tortilla de patata nos consideramos por celebrar nuestros triunfos deportivos, por besar nuestra bandera, por emocionarnos con nuestro himno, por hacer publicidad de nuestra tierra allá donde vayamos en el extranjero, pero, ¿esto es sinónimo de amar nuestro país, de cuidarlo, de defenderlo, de ser “patriota”? Ser “patriota” significa contribuir con tu país en todos los sentidos, colaborar económica y socialmente con la sociedad en la que te encuentras involucrado, apoyar a quienes necesitan apoyo, luchar por tus derechos y los del al lado. En más de un momento en este país nos ha interesado más defender los colores de una simple bandera que la casa de un vecino.

En definitiva, es hora de reflexionar y visualizarnos bien el ombligo lleno de pelusa y ver cómo podemos poner fin a este grave y posible perpetuo problema que no es solo económico. Todos los actuales partidos políticos proponen medidas para reducir este fraude y aumentar este “verdadero patriotismo” (disculpadnos si nuestra definición de este concepto no coincide con el vuestro) a través de medidas contra la corrupción, ampliación de plantilla de funcionarios de Hacienda, reducida de impuestos, etc.

Sinceramente, para nosotros solo existe una forma para solucionar este problema, la única forma que siempre sirve de cura para todos los problemas, la forma más sana y limpia, y esa forma consiste en “educación”.

 

Anuncios

Un comentario en “HACIENDA NO SOMOS TODOS

  1. Pingback: Hacienda y Patria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s