La “suerte” del exiliado.

Reclamaciones primordiales, esenciales, difíciles de creer en pleno siglo XXI.  Hace unos días hemos podido escuchar la clara y contundente petición de las asociaciones de científicos para el año 2016: “Una apuesta real por la I+D, la recuperación del talento perdido y un Ministerio de Ciencia”.

Desde que comenzara la supuesta crisis allá por  2007 las alternativas de futuro del joven universitario con sus estudios recién terminados estaban muy limitadas, básicamente tenías tres opciones; Trabajar en otra área que nada, pero nada tenía que ver con tu especialidad, seguir  ampliando tus estudios con el incluido gasto que eso conlleva pagándote un Máster de mierda que solo hacía aumentar tus ilusiones de trabajar o por último, irte al extranjero teniendo los huevos suficientes para dejarlo todo y empezar en otro País completamente diferente como becario superviviente.

Podríamos preguntar a los miles de titulados españoles que están en el extranjero cual es su opinión sobre esto, y la respuesta tendría un mismo patrón: “Esperemos que la cosa se ponga mejor y podamos volver” “Ahora mismo allí no hay nada y esto viene bien como experiencia”  “Es duro, pero al menos estoy aprendiendo idiomas” y un largo tendido de frases de auto consolación y cuasi esperanzadoras que le hacen a uno pensar que no todo es tan bonito como pintan.

69596-941-550

(Fuente:https://www.20minutos.com)

Con la escalofriante cifra de más de 67000 jóvenes titulados trabajando en el extranjero (según el INE http://www.ine.es/prensa/np957.pdf)  podemos decir alto y claro, que se está expulsando a un alto porcentaje de futuras promesas  de nuestro País. Es tal la avalancha de graduados  cualificados que buscan un empleo en otros países que las empresas extranjeras llegan a verse  sorprendidas  del nivel de estudios de sus candidatos, porque sí, de los pirineos para arriba una titulación no es solo un trozo de papel que guardas bajo el cristal de tu mesa camilla.

Desde La Desdichada consideramos que es intolerable la actitud de esos que “nos gobiernan” defendiendo que es una gran oportunidad la de salir al extranjero, viajar, descubrir nuevas culturas etc. Sí, sí que lo es pero ¿existe otra posibilidad? ¿No es sino la consecuencia de una gestión nefasta en cuanto al desarrollo de I+D entre otros campos? Sea como sea la realidad es una; nos hemos convertido en una fábrica de profesionales cuyos beneficios son aprovechados fuera de nuestras fronteras y cuyas consecuencias podrían ser catastróficas.

Estadistica-confianza

(Fuente: http://www.udima.es)

La perspectiva predice un balance negativo de movilidad investigadora para España. Si a esto añadimos los resultados del Proyecto IBGE (Aceituno Aceituno, Romero Martínez, Víctor Ponce y García Núñez, 2014), que muestran un reducido nivel de colaboración de las instituciones científicas nacionales con los científicos españoles en el exterior, resulta bastante probable que estemos forzando a nuestros expertos a olvidarse de sus orígenes en el momento de alcanzar sus logros, despreciando su conocimiento y evitando luchar por su regreso.

¿Su objetivo es echarnos? O de lo contrario ¿Se está haciendo todo lo posible para recoger los beneficios en tierra propia? Sea cual sea la respuesta, las palabras no bastan. Como decía el filósofo Edmud Burke:” Hay un límite más allá del cual la tolerancia deja de ser una virtud”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s